21 Sep 2018

Reseña Histórica

Ultima Actualización: 
21 de Septiembre de 2018

En 1952 llega el Helicóptero por primera vez a Colombia, gracias al Ministerio de Obras Públicas para la supervisión de la construcción del Ferrocarril del Magdalena. La creación de esta Base Aérea se remonta al 27 de febrero de 1954, cuando el Gobierno Nacional adquirió las haciendas Tiusacá, Florida y Salento, a orillas del río Sumapaz.

Para esa fecha, con tres helicópteros tipo Bell D-1, se dio inicio al primer curso de Pilotaje de Ala Rotatoria en Colombia, siendo su primer Comandante el teniente Rafael Pinto Serrano. En el mismo año, la crítica situación de orden público en el Tolima, obligó a la naciente Escuela a combinar su misión de entretenimiento con apoyo al Ejército en lo relativo y transporte de abastecimientos.

En 1956, mediante el Decreto 0386, se creó la Escuela de Helicópteros Gustavo Rojas Pinilla, cuya misión era formar tripulaciones de Ala Rotatoria y apoyar las misiones de orden público. En 1963 se determinó que la Base Aérea llevaría el nombre del teniente coronel Luis F. Pinto Parra, como homenaje póstumo a ese gran Piloto Militar.

En 1966, mediante Directiva FAC No. 05, se elevó la Unidad a Comando Aéreo de Apoyo Táctico No.1 y centralizó todos los Helicópteros, en 1968 llegan los Cayuse OH-6 A, en 1969 llegan los UH-1H, en 1982 se adquirió Osage TH-5 (h-300) y, en 1985, los Huey UH-1N.

En 1989 se trasladó el entrenamiento a Cali a la Escuela Militar de Aviación, la cual regresaría de nuevo a Melgar en el año de 1992, con la remotorización de los T-34 y la llegada de los T-27.

En 1995 llegan los F-28F, que servirían para brindar entrenamiento a los subtenientes recién egresados de EMAVI y CAATA-1; en su misión, se incluyó la formación y reentrenamiento de las tripulaciones de helicópteros de la FAC.

En 1996, se elevó la Unidad a la categoría de Comando Aéreo de Apoyo Táctico No. 1 y se centralizaron todos los helicópteros de la Fuerza Aérea Colombiana en Melgar, para la utilización del Helicóptero en la pacificación del país y en los principales momentos de calamidades. Es un indicio evidente de su gran importancia y del gran aporte al desarrollo de la nación.

Hoy reconocida como el Comando Aéreo de Combate No. 4, CACOM-4, es una unidad especializada en la operación de helicópteros ha sido garante y legendaria en la consecución de la paz en el país por su gran capacidad y despliegue operativo y en la atención siempre inmediata a desastres naturales como el vivido con el volcán nevado del Ruiz en 1985 y las tragedias más recientes por el desbordamiento del rio Paez en el 2008.

Es el esfuerzo sostenido por la búsqueda de la paz para los colombianos que esta unidad de la Fuerza Aérea Colombiana junto al ejército, armada, policía y fiscalía han logrado consolidar la seguridad para los habitantes y un motor de desarrollo para la región.

Alta operatividad, tripulaciones comprometidas, experiencia, eficacia y eficiencia hacen de la Fuerza Aérea Colombiana líder regional en operaciones helicoportadas conducidas a través del CACOM 4 y sus helicópteros medianos.

Tener pilotos y tripulaciones de mayor nivel en la región no ha sido un trabajo fácil, esto obedece a la planeación y ejecución exitosa de cada vuelo, pero también a la capacitación y entrenamiento permanente que hombres y mujeres día a día realizan, y para ello el Comando Aéreo De Combate No. 4, dentro de sus instalaciones alberga la Escuela De Helicópteros Para Las Fuerzas Armadas

Orientados por experimentados pilotos de la Fuerza Aérea Colombiana, contando con el apoyo de instructores de otras fuerzas y países, desde 1954 a la fecha la Escuela ha graduado más de 7.000 nuevos pilotos de Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Policía Nacional de Colombia y países como Honduras, Perú, Guatemala, México, Panamá y República Dominicana, quienes en 8 meses logran llegar a comandar aeronaves tipo BELL TH 67 CREEK y Bell 206 RANGER.

La modernización de las instituciones que conforman el universo de la seguridad persigue el objetivo de consolidar un sistema integral e integrado, fue así como en el año 2003 el Comando Aéreo de Combate No. 4 recibió los más modernos simuladores de vuelo de la región para el entrenamiento de pilotos de ala rotatoria.

Estos simuladores de vuelo incrementan la seguridad en las operaciones aéreas de las Fuerzas Armadas y consolidan a la fecha 75.000 horas de vuelo, cifras que enorgullecen, incentivan y motivan día a día a trabajar con más empuje y talante a las damas y caballeros del aire.

Recientemente, la Escuela de Helicópteros se fortalece con el aumento en la planta de helicópteros, recibiendo las aeronaves TH-67 para realizar misiones de entrenamiento y graduar a los pilotos que servirán a la comunidad, defenderán la independencia nacional y mantendrán la integridad territorial.

Comunicaciones Estratégicas CACOM 4